Compartir
Life is Strange

Existen juegos… Y juegos. Life is Strange, creación de Dontnod Entertainment, se hizo famoso por algo: por demostrar que hasta los jugadores más curtidos y veteranos todavía podían sorprenderse con un juego. Muchos creíamos haberlo visto todo ya, pero esta aventura nos abrió puertas que hace mucho que teníamos cerradas. Y ahora que nos hemos pasado el juego, vale la pena revisar cómo nos ha afectado tanto.

¡Este análisis de Life is Strange contiene Spoilers!

A primera vista Life is Strange parece un culebrón clásico: una estudiante poco popular con delirios de grandeza y pasota, el reencuentro con Chloe, antigua amiga ahora punkarra y rebelde, las peleas con David, el padrastro de Chloe, etc. Los primeros episodios nos presentan a los personajes en sus ambientes respectivos, y queramos o no poco a poco nos vamos encariñando con algunos de ellos: Warren, Kate, Chloe…

Life is Strange

Paralelamente, la trama va complicándose cada vez más: Max descubre que manipular el tiempo no sale barato, y aunque lo usa varias veces en su favor, se le termina escapando de las manos. El viaje al pasado para evitar que el padre biológico de Chloe muera y su alteración del presente causó un impacto enorme, mayor que encontrar el cuerpo de la chica desaparecida enterrada en el vertedero. No estábamos preparados para tanto.

Sería pecado no comentar el detalle que nos ofrece Life is Strange: un aspecto gráfico increíble y la toma de decisiones constantes. Ello se refleja en que si somos observadores seremos recompensados, por lo que no vale la pena ir con prisas. Sin ir más lejos, observar la habitación de Kate detenidamente nos servirá para sacar información útil para evitar que se suicide (en una de las muchas fases necesarias). Dontnod Entertainment sabe cómo tocarnos la fibra, y en uno de los campos en los que se nota es el repertorio musical que usó para Life is Strange.

Cuando crees haberlo visto todo, llega el quinto episodio del juego. Y te destroza la mente. Los giros argumentales pillan a cualquiera con la guardia baja, planeados hasta el último detalle. El final del juego es tan impactante que cada uno debería sacar sus conclusiones. Si algo podemos afirmar es que Life is Strange nos dejó un agujero en el corazón que siempre ocuparán Max y Chloe.

Vota este post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here