Analizando: Metal Gear Rising Revengeance

Metal Gear Rising Revengeance

A veces nos encontramos con juegos que permite relajarnos, y otras con títulos como Metal Gear Rising Revengeance. También apodado como Sushi Simulator, en esta entrega bastante inusuale en la dinámica Metal Gear nos meteremos en las nanomáquinas de Raiden para partir en cachos todo cuanto nos rodee.

Raiden protagoniza Metal Gear Rising Revengeance

Hay dos cosas a destacar de Metal Gear Rising Revengeance: la jugabilidad y la banda sonora. La primera de ellas es lo que consiguió tantas ventas para la entrega con Raiden como protagonista. Sin puzzles ni tonterías, el juego nos mete de lleno en combates llenos de adrenalina contra robots gigantescos y enemigos humanos modificados con nanomáquinas. La mayoría de los jefes finales tienen muchísima personalidad, como Jet Sam o el propio senador Armstrong (con un chiste fácil de brazos fuertes por medio y responsable del 90% de memes en la red sobre nanomáquinas). Mezclando una dinámica de combate ágil con eventos de reacción Metal Gear Rising Revengeance consigue que la adrenalina aflore en todo momento, y muchas peleas llegan a ser hasta exhaustivas y transmiten el poderío y la fuerza que tiene nuestro rival.

Metal Gear Rising Revengeance

Por otra parte, la banda sonora es todo guitarra eléctrica con una indecente cantidad de solos y ritmos alocados por en medio. Sorprendentemente, acompaña muy bien a la esencia del juego, y es parada obligatoria pasarse por Youtube para escucharlas de nuevo tras pasarse el título (especial mención a Red Sun Over, The Only Thing I Know for Real, Rules of Nature y It has To Be This Way).

Sin embargo, el modo historia no es todo lo que Metal Gear Rising Revengeance puede ofrecer: tendremos a nuestra disposición un par de mini historias con personajes diferentes, por no mencionar una gran cantidad de misiones VR secundarias que pueden repetirse para marcar récords personales. Sin duda el juego ofrece muchísimas horas de entretenimiento, aunque con una historia un poco pobre no deja de ser ideal para desahogarse tras un día duro. Nanomachines, hijo.

 

Analizando: Metal Gear Rising Revengeance
Puntúa este artículo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.